10.12.07

Sueños

O diya d’antis marchés t’o mon, escando sacar-te o estrés de denzima y asolar-te d’un mundo en o que en zagueras as cosas no t’iban guaire bien. Estió una buena cursa, cansa por l’airera y a nieu, pero que te fazió disfrutar d’unas buenas bistas.

Plegués t’a casa, te duchés, zenés y marchés t’o leito ascape: lo yeras buscando, yeras canso y querebas dormitiar como un bibirón.

As 11 d’a nuey, te chités y asperés a dormir-te, pero no podebas. Tenebas calor, te saqués o lienzuelo, dimpués teniés fredor, y te lo tornés a meter, pero allora teniés calor, y no sabebas qué fer. Chirabas t’a cucha y t’a dreita, yera a 1 d’a maitinada y encara no yeras dormindo. Has de puyar a las 8, y encara no yes dormindo, te mobebas, yes alticamau...

En istas beyes un camín, con campos xutos de color palla y caminas por él entabán, pareix que tiene final curto. Remata en un mon... puyas o mon, y te trobas conque o camín contina y has de puyar atro mon. Lo puyas, y te trobas atro mon... y o mesmo paisache. O tozuelo t’engaña, pareix que yes tornando a o punto de partida. Pretas a correr... pero te cansas y as cosas no cambian. Tiens medrana, te desesperas. Te miras, y no beyes so que un cuerpo chelatinoso esbarizando-se: yes un cuco... De camín beyes que a monotonía d’o paisache cambea... beyes un gurrión, el s’amana ta tú... iste ye o fin.

Dispiertas sudorenco, yera una pesadilla. Miras o reloch, son a 1:15 d’a maitinada. Tan poco he dormiu? Tan poco ha endurada ixa pesadilla? Miras de tornar a dormir-te... en primeras de memoria, dimpués cara t’abaixo... pero asinas no podebas. Metiés a radio, no bi eba que programas esportibos. No te fa goyo o esporte pero piensas que ascuitar una boz umana te puet aduyar a relaixar-te y a dormir. No ye asinas...y prenzipia o tipico programa do un ombre se lamenta por a perdida d’a suya muller: agora ella ye con atro ombre, seguntes o despechau, porque tiene más diners.

Te trobas en una placha... en una placha d’una ziudat que bien conoixes, pero en a que no bi ha chen, ye solenca. Ye a placha d’a ziudat an que pasés a primera nuey dormindo con una muller que no yera tu mai, o tuyo primer aimor. Prenzipias a remerar... t’entra morriña. A la fin beyes un cuerpo y un rostro que bien conoixes, ye ixe primer aimor. No sabes que fer, bien sabes que ye pelingroso. Marchas enta ella, pareix que no se muebe y que t’aspera, pero cuan más marchas enta ella, ella más se’n ba, pareix que en fuiga, pero en reyalidat no se’n muebe... Desistes. Y tornas ta dezaga, miras atra begada y agora pareix que ye más amanada, cuan te’n bas s’amana y cuan i bas se’n ba. Pareix que no quiera despareixer de tú. Optas por ir do ye ella ta que se baiga luen y no la beigas, o suyo remero te fa duelo. Te quedas posau en l’arena d’ixa placha asolada, chusto an que suposabas que ella yera en primeras... a imachen d’o tuyo primer aimor t’ha feito mal, o tiempo pasa, y os buenos intes tamién... yes en l’arena, t’agana de plorar pero no puez, no sabes bien por qué. A la fin unas glarimas esbarizan por os tuyos mofletes dica plegar ta l’arena... astí se forma un buro por do bas cayendo y cayendo, y no te’n importa... ixo rai, ya tot rai. Bas desparexendo, poco t’importa si t’afogas en ixe buro formau por as tuyas glarimas. En l’orizón la beyes a ella, que te beye serena, sin redir y sin plorar.

Más sudorenco encara, tornas a mirar o reloch... as 4. Nomás ye estada meya ora. No te lo puez creyer. Belún te ye fendo una chanada. No trobas paz en a tuya bida, piensas que ye imposible. Yes estricallau, no sabes qué fer. Quiers desapaixer d’o mundo... no quiers continar ascuitando o caso d’una muller que perdió a la suya filla en un azidén de trafico, y metes mosica en a radio. Una canta trista que te fa goyo: All good things come to an end. Ixa nueba cantaire lo tiene tot, charra anglés y español, ye chobena, y se muebe de traza mayestra en toz os estilos de mosica moderna y danza bien. O remero d’o tuyo primer aimor t’ha alticamau más encara, piensas que agora sí que no podrás dormir, pero ye tot o contrario, cuasi sin rematar a canta ya yes dormindo, encara que sudorenco ixo sí.

Agora yes en una mena d’oasis de tranquilidat. Ye o millor puesto an que sigas estau en a tuya bida. L’airera ta mete en paz, as culors azul zeleste y palla chunto con unas polidas plantas y selbas fan que no quieras marchar d’astí. En reyalidat ebas bisto puestos parellanos en a tuya bida, pero no sabebas por qué ixe teneba bella cosa espezial. Sentibas una sana sensazión de que bi eba ninos chugando, pero no i yeran, tenebas así a paz que te da que no i sigan y a paz que te da que i sigan. Prenzipias a fer una gambada, chiras ta cucha por ixas casas antigas d’adobe y te trobas con una muller. Nunca no ebas sentiu más paz que allora... yera polidisma. No teneba gran cosa, diría belún, pero no sabebas por qué t’eba enreligau en nomás un inte y no podebas deixar de güellar-la. Yera de pelo moreno, de meya altaria, más bien baixa, tez lisa y con un rostro pispotero y sensual. Yera meyo posada, meyo chitada en una mena de leito-posiello, y yera a onica persona que abitaba, aparentemén, en ixas tierras. Sonredió en beyer-te. No la conoixebas, nian en o mundo d’os sueños nian en o mundo reyal, pero interiormén trobaba una confianza y una complizidat en ella que no s’abrían conseguiu en años d’amistanza con cualsiquier persona. Yera a muller que tot ombre deseyaría, pensés. Ella, con o suyo rostro espiguardau, prenzipió a charra-te, y t’animó a que te posases con ella. Te se mirtó t’os güellos, y no podiés sacar-le amirada, t’ipnotizó. Te dizió que quereba estar con tú ta siempre, pero tamién t’adbirtió que si asinas en yera, no podrías tornar t’o mundo d’os bibos, y tú azeptés, ya yeras canso d’o mundo d’os bibos. Ella no te defraudó, y pasés uns momentos romanticos y sensuals que te fazión trobar de nuebo a paz, tranquilidat y felizidat... poco se'n daba ya a resta.

O rebel espleita en un soniu que nunca no has odiau tanto como alabez... por qué? No quiers tornar ta ixe mundo, agora has de puyar, endurar unas cuantas oras de monotonía charrando d’unas cosas que no te fan mica goyo, ta dimpués beyer como en a tuya bida a eterna demanda d’o sentiu d’a bida se feba más presén, y a tuya angunia más gran.